Ir al contenido principal

In memoriam Virgilio Rodriguez Macal

“Virgilio Rodríguez Macal”. Nació en la ciudad de Guatemala el 28 de junio de 1916; y falleció el 13 de febrero de 1964. Fué hijo de Virgilio Rodríguez Beteta y de Elisa Macal Asturias. Su padre fue un ilustre diplomático e historiador, que escribió importantes libros sobre la Historia de Guatemala y de Centroamérica. Virgilio Rodríguez Macal empezó a escribir en el periódico chileno El Mercurio a la edad de 21 años. 
Su obra más conocida y galardonada fue La mansión del pájaro serpiente, la cual ha sido traducida a varios idiomas.
El conocimiento real de la fauna y las tradiciones, hacen de sus obras un gran legado a la cultura centroamericana; pero sobre todo, un pionero visionario de la conciencia ecológica. 
Entre sus principales obras se encuentran:
  • La mansión del pájaro serpiente
  • El mundo del misterio verde
  • Carazamba
  • Jinayá
  • Guayacán
  • Negrura
  • Sangre y clorofila
Boletín de convocatoria de actividades de la Comunidad de Lectores, en homenaje al centenario de nacimiento de Virgilio Rodríguez Macal, en julio del 2016
Bajo la bóveda celeste, entre la latitud de la flor y el granizo, en una lejana tierra de sol y montañas que se anunciaba cual flor de pascua en la cintura de América, jactancia de una otrora eterna primavera. Persistía, inescrutable entre sus variados recónditos un mundo del misterio verde el que tiende hoy a gris presagio; en la vieja morada que cobijaba con su dinámica ley de vida, a los hoy, exiguos y diezmados habitantes de una mansión de lujo venida a menos de un casi extinto pájaro serpiente. Cuando, con un inicial brote de sangre y clorofila, evidenciará la primera señal de un purulento cáncer, que se instalaba en uno de los pulmones del planeta.
Con vital fidelidad en el ejercicio de transcriptor de la amena oralidad de: Pedro Culan, y Lish Zenzeyul nos legaron algunas de las más variadas y memorables obras iniciáticas, las que a pesar, que por vía de la imposición y castigo, lograron encauzar a algunos por a las sendas tupidas de la literatura, dotando de un inicial imaginario colectivo de originales personajes, los semihéroes de una lejana y perdurable infancia, aquellos que afrontaban con valentía, ingenio y estoicismo los dictados de una rígida y puntual ley de vida.
Para pasar al trepidante vaivén de una fuga a través de la selva, con la seductora compañía femenina de una enigmática mulata Carazamba, la femme fatale del trópico, la que sus constantes intrigas y encantos; con que cautivaba, avasallaba y sometía a sus caprichos a sus iniciales e incautos acosadores.
Hasta, nuestra nueva propuesta de lectura de ocasión, la que tenía por escenario un lejano y exótico Petén, en los albores de la incipiente creación de “licencias de explotación maderera y de cacería”, va desarrollándose una aventura de emprendimiento empresarial y la búsqueda de las inquietudes de la identidad humana, un viaje de autodescubrimiento a través de las milenarias y lejanas fronteras de nuestras raíces en medio de situaciones convulsas, con un personaje original, quizás exagerado como toda idealización, junto con los peculiares juicios de valor y comentarios del narrador que dejan entrever los del propio autor; una inquietante advertencia sobre los cuestionables procedimientos y conductas éticas y morales de las transnacionales de productos no tradicionales.
Nos complacimos en compartir nuestro correspondiente homenaje, a un gran y vital autor guatemalteco. Abordando la lectura de la obra “Guayacán”. Compartiendo sobre ella, en julio de 2016.


Comentarios