Reseña de la obra "El señor presidente" de Miguel Ángel Asturias



  Reseña: El Señor Presidente de  M. A. ASTURIAS, por Edgar Amado Sáenz.
La Comunidad de Lectores, tiene habilitado en uno de los vagones del Museo del Ferrocarril, un círculo de lectores donde habitualmente leemos un libro mensual.  Redundado y aclarando. No somos académicos, tan sólo nos gusta leer e intercambiar comentarios y allí le salen alas a la memoria, a la imaginación y hasta suele remontarse el espíritu.
Nuestro entrañable Miguel Ángel Asturias Rosales, recibió el Premio Nobel de Literatura en 1967 y nosotros lo festejamos leyendo su novela “EL SEÑOR PRESIDENTE” Dentro de lo ficción plasmada en esta novela, hay mucho de historia, mucho de sociología política, mucho de lo que ha sucedido en nuestra cara patria y que uno no se explica tan fácilmente por qué sigue sucediendo.  El personaje central es un megalómano de principios del siglo XX, con una corte formada de: adinerados, hombres de armas y servidores de clase media que fortalecen el poder. A unos la situación les rinde dividendos en status y ganancias, a otros de  sobrevivencia; cuando en el medio campea el terror, la persecución y la muerte.  Uno se pregunta ¿Cuánto cambia nuestro escenario hasta hoy? ¿Será por esto que se despiertan diatribas en contra de nuestro brillante escritor?
La Primera Parte de la novela hace referencia a 21, 22 y 23 de abril, no importa el año, pues corresponde a un período de gobierno de “Manuel Estrada Cabrera”.  El Señor Presidente; “vestía como siempre, de luto riguroso, negros los zapatos, negro el traje, negra la corbata, negro el sombrero que nunca se quitaba; en los bigotes canos, peinados sobre las comisuras de los labios, disimulaba las encías sin dientes, tenía los carrillos pellejudos, y los párpados como pellizcados.”   La Segunda Parte sucede 24, 25, 26 y 27 de abril.  Temporalmente uno diría que la novela se desarrolla en siete días, pero no es así. Lo fundamental de la trama si cabe en el lapso indicado. “Las noches de Abril son en el trópico las viudas de los días cálidos de Marzo, oscuras, frías, despeinadas, tristes.” Otro tanto de los acontecimientos requirió más tiempo.
En la primera parte se arranca con lo ocurrido en el Portal del Señor, los pordioseros, la muerte del Coronel José Parrales Sonriente, alias el hombre de la mulita, después de provocar al Pelele.  Capturan  a los pordioseros, mientras el Pelele huía, todos fueron torturados frente al Auditor.  Confesaron que el autor de la muerte era el idiota, el Pelele. Pero el Mosco (ciego y sin piernas) fue enfático, no negó que fue el Pelele ni afirmó que  fuesen el General Eusebio Canales y el Licenciado Abel Carvajal los autores del crimen, como exigía el Auditor.  El Mosco murió en la tortura.
El Pelele era hijo de la “querida de un gallero que tocaba guitarra como con uñas de pedernal y víctima de sus celos y sus vicios….nació en el decir de las comadres sabihondas bajo la acción directa de la luna en trance, en su agonía se juntaron la cabeza desproporcionada de su hijo, una cabezota redonda y con dos coronillas como la luna, las caras osudas de todos los enfermos del hospital y los gestos de miedo, de asco, de hipo, de ansia, de vómito del gallero borracho.”
Miguel Cara de Ángel descubre el cuerpo herido del Pelele y a un leñador. Para este quien le hablaba “era un ángel; tez de dorado mármol, cabellos rubios, boca pequeña y aire de mujer en violento contraste con la negrura de sus ojos varoniles. Vestía de gris. Su traje a la luz del crepúsculo se miraba como una nube. Llevaba en las manos finas una caña de bambú muy delgada y un sombrero limeño que parecía una paloma.”  Era el preferido del Señor Presidente, el hombre de toda su confianza. “Era bello y malo como Satán”.
Las intrigas se suceden una tras otra.  El Señor Presidente estaba endemoniado por la muerte de Parrales Sonriente.  “Te llamé, Miguel, para algo que me interesa que se arregle esta misma noche. Las autor0idades competentes han ordenado la captura de ese pícaro de Eusebio Canales lo prenderán en su casa mañana a primera hora. Por razones particulares, aunque es uno de los que asesinaron a Parrales Sonriente, no conviene al Gobierno que vaya a la cárcel y necesito su fuga inmediata.  Corre a buscarlo, cuéntale lo que sabes y aconséjale, como cosa tuya, que se escape esta misma noche. Puedes prestarle ayuda para qué lo haga….Y tú ten cuidado que la policía no se entere que andas por ahí...”
Se acerca a la casa del General Canales, toma una cerveza en un fondín de mala muerte, el ”Tus-Tep” de la Masacuata.  Allí bebía un enamorado de esta, Lucio Vásquez, policía secreto, el de voz desagradable, como mujer, atiplada, falsa. Cara de Ángel conoce a Camila, la hija del General Canales que salía de su casa. 
Vásquez enreda a su amigo Genaro Rodas para la acción de rapto de Camila que será esa noche.  Llegan a la cantina “El Despertar del León”, después de salir por el portal por el lado de las Cien Puertas.  Casualmente, Rodas y su esposa bautizarían a su niño y habían hablado a Camila para ser madrina.
Cara de Ángel cita al General Canales, le propone la huída. Le ofrece seguridad para su hija. Cuando la policía invade la casa,  la empleada Chabelona oculta a Camila, pero el favorito le da un empellón y se la lleva al fondín.
La Segunda parte se inicia con el sufrimiento de Camila que es rechazada aún por su familia y Miguel le ofrece apoyo, produciéndose el enamoramiento.  El General Canales escapa de verdad, encolerizando al Señor Presidente y se entrecruzan mil peripecias  hasta desembocar en un trágico fin.
Autoritarismo, despotismo, aflicción y muerte, todo a un tiempo para que el Señor Presidente se mantenga en el poder.
Miguel Ángel Asturias, gloria y honra de Guatemala, para su obra extraordinaria se inspira en la cosmogonía ancestral, en las terribles contradicciones socio políticas y económicas que caracterizan al país y la hereda a un pueblo que la aprovecha muy poco, que tiende a negarse a sí mismo, que no vislumbra su destino y que se empecina en aceptar que Guatemala es propiedad privada de quienes cuentan con los recursos para perpetuarse: dinero, armas y encantadores de serpientes.


                                                                  Guatemala, 23 de abril 2017.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Prólogo de Pedro Páramo por Susan Sontag.

Prólogo de la obra "El espejo de Lida Sal" de Miguel Ángel Asturias por Mario Roberto Morales