Ir al contenido principal

Prólogo de actividades 2017


Presentación

En la formación institucional de la Comunidad de Lectores, tuvimos en cuenta como valor fundacional y de objetivo continuo. Ser promotores en la creación de espacios propicios, como puntos de encuentro para la convivencia, la libre expresión y de discusión; integrando y poniendo en practica, todos aquellos valores sociales que coadyuven a brindar puntos de referencia y de esclarecimiento, a fin de servir, en la formación de criterio de los lectores y de su papel como ciudadanos activos, como base fundamental de toda sociedad funcional. Como parte de ello, hemos invitado en diversas ocasiones a participar activa y directamente, tanto a escritores como intelectuales de diversos ámbitos; teniendo la buena fortuna que nos hayan correspondido, integrandose como amigos y aliados, compartiendo con nosotros de buen agrado sus conocimientos y experiencias.
Por lo que hacemos la cordial invitación, para que puedan acompañarnos y hacerse partícipes de las constantes celebraciones que estará proponiendo la Comunidad, en el 2017, cuando hemos llegado a nuestro octavo aniversario en estas lides, como tambien especialmente en el cincuentenario del otorgamiento del premio Nobel de literatura a Miguel Ángel Asturias. Esperando nuevamente contar con su invaluable apoyo, pero sobre todo con su insustituible presencia en esta causa de: Fomentar la lectura de manera concreta y efectiva; lo que a pesar de nuestros limitados recursos y sin contar hasta ahora con el amparo de patrocinio alguno. Nuevamente nos hacemos presentes con nuestra constante invitación, sabiendo que: leer es un placer, pero sobre todo un hábito, al que se logra acceder, ejercitandose y habituandose constantemente, gozando y compartiendo en compañía de entusiastas amigos. 

En el marco del inicio de labores y de nuestro octavo aniversario; como parte de nuestras tradiciones, iniciamos con nuestro prólogo de presentación. Agradeciendo desde yá, la invaluable participación de nuestra buena amiga Carol Zardetto. Y, sirva la siguiente columna de anticipo de ello.

INDEPENDENCIA Y CIUDADANÍA
De la Guatemala que retrató Asturias a nuestros días
Este año es el 70 aniversario de la primera edición de El señor presidente de Miguel Ángel Asturias. Una creación tan compleja permite muchas lecturas, una de ellas es su obvio abordaje  al tema de la ciudadanía.
¿De qué hablamos cuando hablamos de ciudadanía?  Pues fundamentalmente de la relación del individuo con el poder público. En El señor presidente de Asturias se plantea el cuestionamiento profundo y desgarrador de la naturaleza de esta relación en Guatemala.  La imposición absurda, ciega, obtusa, de un poder hegemónico aplastante, con el cual es imposible dialogar y que encarna en el  metafórico monstruo. La sumisión del grueso de la sociedad a ese desquiciamiento. Y, finalmente, la infinita espiral de corrupción humana y pública como las heces que expulsa.
El tema del poder y de la ciudadanía no es exclusivo de los tratados sociopolíticos.  Se trata de un tema humano, porque el ejercicio del poder es el eje de la historia. Y la historia afecta las biografías, indefectiblemente.
Desde tiempos ancestrales, Guatemala ha venido discutiendo el tema de la ciudadanía.  Se trata de un país con múltiples resistencias. Diversos grupos ciudadanos, dispersos y aislados, han peleado por su dignidad desde sus trincheras. Cuando el ejercicio del poder es represivo, hegemónico, vertical, militarizado y violento, la disidencia se convierte en marginal, subversiva, sospechosa y criminalizada. Esa confrontación ha hecho de Guatemala lo que muchos conciben como un “país conflictivo”
Muchos condenan los diversos levantamientos armados que se han agrupado con la eufemística denominación de “conflicto armado interno”.  Lo hacen desde premisa de que atentaban contra el orden establecido.  La verdad es que todo partió de la imposibilidad de hallar respuestas en el espacio político, porque el espacio político no existía. Los levantamientos armados fueron una respuesta ciudadana a la imposición hegemónica que cerró el espacio de diálogo y negociación.
La ciudadanía en Guatemala ha evolucionado.  Hoy se libran batallas abiertas en diversos escenarios: la Plaza, los medios de comunicación, la oposición a las multinacionales, la justicia transcisional, la lucha contra la corrupción, la confrontación con la moral tradicional, la abierta discusión de nuestro racismo.
Todo el sentido que tiene la celebración de la independencia está en el viaje que hemos hecho desde el país que retrató Asturias, hasta estos confusos días en que la pared de la hegemonía se resquebraja por todos lados. La dificultad está en salir de la codependencia que generan los sistemas verticales de poder. Cosas como una adolescencia irresuelta que halla difícil el tránsito a la madurez.

Publicada originalmente en el periódico, 16 sep 2016.


Comentarios