Ir al contenido principal

Compartiendo Tolerancia

La Conferencia General de la UNESCO, en su 28ª reunión (25 de octubre a 16 de noviembre de 1995), aprobó una Declaración de Principios sobre la Tolerancia y un Plan de Acción de Seguimiento.

El artículo 6 de la Declaración proclama el 16 de noviembre Día Internacional para la Tolerancia. Esta fecha, aniversario de la firma de la Constitución de la UNESCO, podría servir como ocasión anual para debatir cuestiones de tolerancia y para acontecimientos especiales conexos, tanto en establecimientos de enseñanza como en un ámbito público más amplio, en cooperación con los medios de comunicación.

No queriendo quedarnos al margen de la amplia cobertura, que como siempre brindan los medios a todos esos valores clave que cimientan a la sociedad. La Comunidad se suma a esta difusión del principio de tolerancia, el cual es práctica común y continua en todos los Círculos de lectores y el que seguiremos fomentando como parte de nuestros principios fundacionales, pero sobre todo como una esperanza para que se desarrolle plenamente en toda la Sociedad. En estos tiempos en que se atisba como espectro y cual cizaña a las aspiraciones de toda sociedad moderna, progresista y democrática; un nuevo brote de neo-fascismo global.

La Tolerancia.

"Debería saberse es signo de debilidad para los violentos, los obcecados y los fanáticos. Esto no tendría nada de grave, si los fanáticos, los obcecados y los violentos no fueran la inconmensurable mayoría." Fragmento de Diarios de aprendices (1939-1976); César Brañas. 

Democracia deliberativa.
En una democracia lo más importante es que exista debate.”
En el marco de las ideas políticas, la palabra tolerancia significa respeto a las opiniones, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias. Respeto, por su parte, es la consideración por la diferencia, la diversidad, el pluralismo y la divergencia.
Sin embargo, en nuestro medio los términos tolerancia y respeto no se utilizan en un plano positivo de aceptación, sino, más bien, como si fueran equivalentes a soportar o aguantar a alguien porque no queda de otra. Luego, la predisposición es negativa y, generalmente, tiene matices de resistencia, exclusión, intransigencia y radicalismo.
Inequívocamente, esta es la herencia de la opresión y represión que caracterizaron a los regímenes despóticos que se sucedieron en el poder durante los siglos XIX y XX. El miedo y el control impidieron que hubiera comunicación, confianza y expansión de la conciencia. Por el contrario, se sembró la desconfianza, la desintegración y el aislamiento.
De ahí que a muchos no les nazca dialogara, escuchar, tener paciencia, aceptar la diferencia y reconocer errores. No están acostumbrados a ceder ni cambiar de opinión. En realidad, las discusiones no tienen por finalidad convencer, aprender, buscar la verdad o conciliar intereses, sino imponer los particulares puntos de vista. El ataque a las ideas y enfoques contrarios siempre es el objetivo y, en última instancia, ante la contundencia de los argumentos del adversario se opta por callar sin conceder.
En una democracia, lo más importante no es al final de cuentas, que prevalezca una idea, opinión o creencia, sino que exista debate en un plano de igualdad y tolerancia. Por tanto, en vez de descalificar, silenciar o eliminar al adversario por sus ideas, debe garantizarse que las pueda expresar e, incluso que las pueda gritar sí desea, con absoluta libertad, al igual que las propias.
Según Barack Obama, la democracia deliberativa permite que todos los ciudadanos contraten sus ideas contra una realidad exterior, traten de convencer a otros de su punto de vista y creen las alianzas que pueden cambiar de opinión y, al final, alcanzar no meros acuerdos, sino acuerdos sólidos y justos.
En conclusión, la democracia demanda que quien piensa y opina diferente sea visto como un adversario digno de respeto y consideración, y no como un enemigo mortal a quien hay que atacar, callar, hostigar, humillar y destruir.


Fuente: columna el periódico Guatemala. Mario Fuentes Destarac, abogado y notario, columnista periódistico y catedratico universitario.













http://www.un.org/es/comun/docs/?symbol=A/51/201

http://dle.rae.es/?id=ZyWPzRW

Comentarios