Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2016

"La poesía es la única prueba concreta de la existencia del hombre"

In memoriam, Luis Cardoza y Aragón. Un pequeño trazo plasmando en un párrafo describiendo en el, un destello genial que perdurara en la memoria colectiva validando lo humano e inmortal.
Luis Cardoza y Aragón (21 de junio de 1901, 4 de septiembre de 1992).
Uno de los más brillantes y coherentes intelectuales guatemaltecos del siglo pasado, reconocimiento que le significara el vivir en el exilio, la usual distinción con que suelen distinguir a las grandes personalidades. Se destaco como poeta, narrador, ensayista, y critico; ejerció la diplomacia en tiempos del gobierno revolucionario de 1945. Nació en la ciudad de La Antigua Guatemala, la cual abandono a los 19 años y pasó gran parte de su vida en México donde falleció y reposan sus restos. Canto a la soledad.

Solo de soledad y solitario y solo, como el loco en el centro de su locura, yo digo lo que tú me has dicho con la ahogada voz del mar en mis oídos de ceniza que canta.
He escuchado tu paso eglógico y naval de gacela y anémona, cayendo sobre…

Artículos sobre Borges

La casa de Asterión de Borges por Margarita Carrera. “Encorvados los hombres, abrumado/ Por su testa de toro, el vacilante/Minotauro se arrastra por su errante/Laberinto. La espada lo ha alcanzado/y lo alcanza otra vez. Quien le dio muerte/no se atreve a mirar al que fue toro/y hombre mortal, en un ayer sonoro…” El Minotauro. J. L. Borges Para entender el cuento La casa de Asterión, de Jorge Luis Borges, se ha de recordar la leyenda del Minotauro. Minos, rey legendario de Creta, mandó a construir el Laberinto con el fin de ocultar al Minotauro, monstruo con cuerpo de hombre y cabeza de toro, hijo de su esposa Pasífae y de un toro enviado por Poseidón para su sacrificio, pero que Minos se niega a inmolar. El toro es llamado Toro de Creta y no es sino el mismo Zeus. Ahora bien, como Androgeo, hijo de Minos, había sido asesinado por los atenienses, como expiación por esa muerte, estos debían enviar al Laberinto, cada nueve años, siete jóvenes varones y siete doncellas, como alimento del mo…