Ir al contenido principal

Reseña de Pedro Páramo


PEDRO PÁRAMO de JUAN RULFO
      Por el contenido, se aprende tanto del autor en esta bella obra: la ruralidad mexicana con su paisaje natural y escasos pobladores que casi viven de la nada pero que tienen el tiempo suficiente para experimentar las pasiones humanas, alternando el amor y el odio, la lealtad y la traición, la solidaridad y el egoísmo, el trabajo y la holgazanería, la honradez y la maña, el respeto y el abuso, la entrega consentida y la violación, el enriquecimiento ilícito y el empobrecimiento obligado, la ocupación y el hastío, la venganza y la resignación y así sucesivamente…
Cada personaje es la esencia de algo, Pedro Páramo, Doloritas, Pedro Preciado, Abundio, Eduviges, Susana, Inés Villalpando, Inocencio Osorio, Miguel Páramo, el Caballo Colorado que también siente aflicción y dolor por la muerte del amo, el Padre Rentería, y veintiséis personajes más, cada uno con su historia, con su escenario aldeano, cada uno reflejando una realidad y cada uno  estremeciendo la emotividad y el pensamiento de quien lee.
Comala y su vecina Colima resultan tan conocidas como la tierra de uno, lugares de pobreza en los que siempre hay un usurpador de riqueza y voluntades, que permite el cambio hasta que él muera, antes no.
La novela es de fantasmas, yo lector, por momentos me siento fantasma, Comala se parece y hasta rima con Guatemala,  la obra de muertos es tan viva que uno no sabe si Pedro Páramo es el autor de Juan Rulfo, hasta allí llega la grandeza del escritor, hasta allí llega la identificación del lector, quien leyendo historias vivas contadas por muertos, descubre con palpitaciones entrecortadas que él sí quedó vivo.  ¡Qué autorazo!

Edgar Amado Sáenz. Miembro de la Comunidad de Lectores de Guatemala. 

Guatemala, 23 de marzo 2016, aniversario del golpe de Estado del Ejército Nacional, sus oficiales jóvenes y Ríos Montt. Material para otra novela.  
Pedro Páramo, Juan Rulfo: Editorial RM & Fundación Juan Rulfo, Edición especial del 60 aniversario, octubre de 2015.

Comentarios