Ir al contenido principal

Ajustamos el Quinto. ¿Ahora qué?

Un nuevo año nuevamente se despliega ante nosotros, cíclico lugar común; como también el constante de los mismos retos con que iniciáramos hace ya un tiempo. Desde “Los viejos enemigos cordiales de la lectura” y sus diversos aliados, entre ellos la miseria e ignorancia endémicas y otros valladares por superar. Pero que nos encuentran nuevamente unidos, para seguir dando testimonio de la persistencia de la vida y del sentimiento, de la rebeldía, de la imaginación; testigos privilegiados del prodigio de la creatividad, de la febril cantera de diversos autores, al soporte de las páginas físicas o ampliamente virtuales; a la recreación del universo propio de cada nuevo lector alimentando sus propias quimeras, cursando sus odiseas y laberintos, a sus muy propias historias épicas, líricas, comedias y tragedias cotidianas. La alquimia de la lectura




Hace un año, enfrentamos el reto de un nuevo cambio de escenario para el desarrollo de nuestras actividades, con la ya constante que ha representado para nosotros desde la falta de espacios o más bien de voluntades, que puedan secundar nuestra persistente propuesta, temiendo que en algún momento dieran al traste con nuestras actividades. Asimismo, la carencia de políticas institucionales claras, definidas y prácticas; consecuentes con los lirismos de desarrollo y progreso que suelen propugnarse por diversos medios y con diversos interlocutores. Afortunadamente, siempre existe la buena voluntad y el espíritu de servicio en algunas personas, que suelen renovar y vitalizar la confianza en general, que aun siendo pocas, suelen representar una diferencia significativa. ¡Gracias a todos ellos!

Es por eso que nos encontramos vigentes, y desde hace un año realizando los viajes literarios en el acondicionado Vagón de Lectores, permitiéndonos con ello engancharnos al tren del emprendimiento cultural en el Museo del Ferrocarril.

Esto nos ha llevado de igual manera a revaluar algunos proyectos engavetados; pero sobre todo el plantearnos la sustentabilidad y validez de nuestra propuesta en general y la de nuestro colectivo; y, que esperamos compartir con todos nuestros amigos, compañeros y aliados. Invitándoles para el sábado 8 de febrero, a partir de las 10:30 a.m. en el Museo del Ferrocarril, cuando estaremos celebrando nuestro quinto aniversario e iniciando así, nuestras actividades para el 2014. Queremos empezarlo con la realización de una mesa redonda, en donde queremos propiciar un diálogo sobre las dinámicas emprendidas desde diversos frentes para generar esa quimera de “un país de lectores”, en un país cuasi analfabeta con carencias urgentes pero con otras prioridades e intereses, muchos de estos no siempre muy claros. Compartiendo desde nuestra propia experiencia, y de otras agrupaciones similares, en la común tarea realizada de agrupar lectores e intercambiar puntos de vista acerca de lo que se lee. 

Después de 5 años, es evidente que hemos logrado poco en el fomento de nuevos lectores, uno de nuestros objetivos fundacionales. Pero ¿Se está haciendo algo al respecto desde el Estado y desde frentes particulares? ¿Cómo se está haciendo o cómo se debería de hacer? ¿Lo lograremos alguna vez? ¿Cuál sería la hoja de ruta para plantearse objetivos viables, medibles y verificables? Es entre otras algunos de los cuestionamientos que esperamos trasladar y empezar a encontrar alguna senda que nos marque el rumbo a nuestras actividades. Y, que esperamos nos puedan brindar, como siempre, su valiosa participación.

Sus amigos de siempre, de puño y letra.


Comunidad de Lectores. (7 de febrero 2009, 7 de febrero de 2014)

Comentarios