Ir al contenido principal

Cuarto aniversario de la Comunidad de Lectores. ¿Y qué con en eso?


La literatura es esencialmente soledad. Se escribe en soledad, se lee en soledad y, pese a todo,
el acto de la lectura permite una comunicación profunda entre los seres humanos”.
Paul Auster.

Por: Oscar Gatica

Hablar de fomento de la lectura, es quizás, proclamar una perogrullada y contribuir el acrecentar mitos populares, tales como: La Siguanaba, La Llorona, El Cadejo, La bella durmiente, Caperucita roja, Los tres cochinitos, La democracia, el acceso al agua potable, a la electricidad, a la salud y a la educación con calidad, etc. Esto, para la población en general.

Pasados estos cuatro años que con diferentes actividades e iniciativas hemos intentando unir familias y pueblos a través de la lectura. Algunas veces con afortunadas respuestas que nos han llenado de satisfacción y orgullo como: Círculos de lectura familiares y uno internacional. Y otras no con tanto éxito que quizás nos sirve de aprendizaje.

Sabemos que el trabajo continúa. Al pasar las hojas de lecturas y vivencias, algunas dobladas definitivamente, para relecturas posteriores o con ansiedad por las que vendrán.

Con el cansancio, dado el desgaste que puede llegar a resultar gestionar y realizar este tipo de actividades con una propuesta independiente, no proselitista, ni complaciente. Todo dentro de nuestro peculiar medio cultural guatemalteco. Esto por las descalificaciones gratuitas, el bloqueo, las dilaciones, las agresiones implícitas con el plagio de algunos de nuestros proyectos. Pero, todo ello compensado con creces en cada uno de los gratificantes encuentros con todos nuestros amigos: lectores y escritores.

Por lo que reafirmamos nuestro compromiso de mantener vigente nuestra propuesta. Seguiremos proponiendo iniciativas y proyectos, procurando espacios, captando y formando colaboradores; con el fin de: “compartir el gusto y el hábito de la lectura en un ambiente propicio para la convivencia, la libre expresión, la discusión con respeto y cordialidad. A fin de fomentar la cultura en general…”.

La invitación se mantiene para que puedan unirse a cualquiera de los “grupos marginales” existentes, las diversas sectas de lectores en cualquiera de sus células operativas y sus acciones contra uno de los principales flagelos de la sociedad. La ignorancia, revestida de alfabetismo funcional.

En este nuevo inicio, con todas las incertezas que se nos plantean, esperamos contar de nuevo con su participación. 

Desde ya todos están invitados y en la medida de sus posibilidades asistir con traje formal. La acostumbrada fórmula protocolaria de: "traje refrigerio".

Sigamos leyendo.

Comentarios