La importancia de la lectura. Por Michelle Búcaro.


Para expresar la importancia de la lectura, puedo empezar con el ejemplo de quienes tenían el poder de manipular a las personas hace mucho tiempo, precisamente, por tener la facultad de leer, lo cual no poseían los demás.  Me refiero a las autoridades religiosas, quienes tenían el conocimiento de la Biblia y sólo ellos podían leerla porque ésta sólo había sido transcrita al latín y ellos transmitían a la gente lo que “supuestamente” estaba escrito en ella.  La diferencia la hizo Martín Lutero, quien al aprender latín y poder leer la Biblia descubrió lo que realmente ésta decía y no lo que los sacerdotes “decían que decía”.  Así, Martín Lutero empezó a divulgar lo que leía en la Biblia. Poder leer le dio a la Iglesia Católica, el poder sobre multitudes.

Ahora bien, siendo justos, podríamos decir que esas personas tenían una excusa: ellos no dominaban el idioma en que el estaba escrita la Biblia. Una vez escuché una frase muy acertada: “Hay tres tipos de analfabetas, los que no saben leer ni escribir, los que saben leer y no leen y; los que saben leer, sí leen, pero no comprenden”. Comparándonos con los engañados de hace siglos: ¿Qué excusa tenemos nosotros? O peor aún: ¿Qué tipo de analfabetas somos?

Leer no es simplemente un hábito sano, es conocimiento, son experiencias, es un mundo diferente, por el cual podemos viajar en el tiempo y conectarnos con antiguos pensadores, filósofos, maestros, escritores, que han dejado su conocimiento plasmado en letras. 

Dicen que quien conoce su pasado puede crear un mejor futuro; por eso, me atrevo a decir que de alguna forma la falta de lectura en el país, influye en el desarrollo del mismo, pues en los pocos lugares donde hay educación, enseñan a leer pero no cultivan este hábito.  Seguiremos siendo analfabetas.

Siempre me ha gustado leer y lo he considerado importante, antes solía considerarlo simplemente un pasatiempo o un entretenimiento más sano que la televisión. Sin embargo, al ingresar a la universidad, descubrí que leer era más que un hobby, ya que la carrera que elegí exige mucha lectura, ésta se ha convertido más bien en una manera de estudio que además de ayudar a mi superación profesional, la disfruto.  Un comentario común, que se le hace a alguien que desea estudiar Derecho, es que se debe leer mucho.  He comprobado que es así. Tal vez para estudiar la abogacía resulta muy importante la lectura por la cantidad de leyes de las que se deben conocer, pero no es la única profesión que necesita una lectura constante.

En la Universidad he conocido muchos estudiantes de distintas facultades y a pesar de los diversos enfoques, creo que me resulta fácil mantener una conversación debido a la diversidad de conocimientos que he adquirido leyendo.  Pareciera increíble, pero el conocimiento que podemos adquirir es tan grande que no basta una licenciatura para aprenderlo todo. Y la mejor manera de ampliar esa adquisición, es leyendo.

¿Quién no ha tenido un catedrático con el que no es necesario asistir a clases y sólo se debe leer un libro?  De pequeña solía pensar que en lugar de tener que asistir al colegio, podría quedarme en casa y en unos cuantos meses terminaría de leer todos los libros del año y tendría ¡más de dos meses de vacaciones!  Podríamos ser autodidactas solo con tomar el hábito de la lectura.

Personalmente, considero como ventajas de la lectura: primero, la adquisición de información, conocimiento y experiencias, por lo que leyendo nos actualizamos constantemente. Luego, la mejora de la gramática, redacción, la ortografía y vocabulario amplio; acervo cultural e internacional, pues leyendo podemos viajar y conocer países, gente, cultura, tradiciones, etc.

En fin, la lectura pone a trabajar nuestra mente, desarrollando la capacidad de analizar, de expresarnos mejor, crear un criterio propio; ya sea, para aprender o nada más para entretenernos con las fantasías que crean los escritores alimentando también, la imaginación y la creatividad.

Para terminar, les comparto algo que aprendí, precisamente leyendo:  “No hay libro tan malo, que no nos enseñe algo bueno”.

-----
Michelle Búcaro es una joven estudiante de Derecho y recién se incorpora al equipo de trabajo de la Comunidad. Apoyará a Vannessa Echeverría en el desarrollo de las actividades del círculo niños, esto en el marco del Círculo Familiar que inauguraremos en Agosto.

Comentarios

  1. Interesante artículo, la lectura es lo que más nos acerca a la sabiduría. Aunque también hay que aprender a comprender lo que se lee. Tener sentido de análisis y crítica. Felicitaciones. ¿Puedo compartirlo?

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones por tan interesante artículo. Sigamos leyendo e inculquemos esa costumbre a nuestros descendientes, quienes cosecharán los frutos de tan buen habito. Cordialmente, Chente.

    ResponderEliminar
  3. excelente trabajo. buen artículo el compartido

    ResponderEliminar
  4. Saludos queridos lectores. Por supuesto que pueden compartir el artículo, solo nombren a la autora y el orígen en este blog. Gracias por leer y comentar. A seguir leyendo entonces.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Prólogo de Pedro Páramo por Susan Sontag.

Reseña de la obra "El señor presidente" de Miguel Ángel Asturias

Prólogo de la obra "El espejo de Lida Sal" de Miguel Ángel Asturias por Mario Roberto Morales