Ir al contenido principal

Muerte de Sábato


Algunos integrantes del círculo familiar de lectores que se realiza en CCE/G organizado por la Comunidad de Lectores de Guatemala, se expresaron por la muerte de Ernesto Sábato ocurrido el 30 de abril de 2011.

Raquel Tablada:
He tomado como referente la introducción de su texto " El Tunel", la que me pareció muy interesante pera tener idea del pensamiento del autor así: las interpretaciones de Sabato de la realidad de su país lo inducen a pensar en una sociedad deshumanizada, que lo vuelve " consecuente con la angustia comprometida de su tiempo". Para Sabato la desesperanza, el temor, los miedos, hacen perder al hombre su identidad, o sea " el pasaje entre la vida y la muerte".En su texto de "el tunel" su preocupación la soledad del hombre la califica como condición trágica y resultante de los errores del pasado," su ciega confianza en el progreso de la ciencia y en el poder de el dinero", vale la pena subrayar que el autor a traves de sus personajes configura la realidad de su país y la vincula con " la problemática de los países subdesarrollados" interesante ese contraste de literatura con aspectos reservados a la ciencia económica pero que el plasma de una manera muy sútil al referirse a la soledad del hombre. respetando los tiempos del autor y de otros autores latinoamericanos, me satisface encontrarme con diferentes enfoques de la soledad del hombre y de América Latina.

José Antonio y María del Carmen de Aragón:
Nos unimos al duelo mundial que ha causado la noticia del sensible desceso del centenario escritor, ERNESTO SABATO, excelso novelista y ensayista argentino; que encontró en el surrealismo la excelencia de su escritura, que lo hizo ganador del más alto galardón a los autores de habla hispana, El Premio Cervantes de Literatura.

Oscar Gatica:
Cómo reaccionar ante la muerte de un ser humano, humano a cabalidad, cuando la dichosa parca nos tiene habituados a su constante presencia, en este necrofilo país. Entre los anuncios de la constante farandula nacional e internacional; me conmueve, al hecho de tratar de encontrar palabras apropiadas, que de por sí, para mí, es dificil. Palabras, para expresar este pesar, más propio, dado a la deuda, con el autor, de quién se tomara prestado, el epígrafe. "...la literatura no es un pasatiempo ni una evasión, sino una forma -quizá la más completa y profunda- de examinar la condición humana" de nuestra hasta ahora frustrada campaña de fomento de lectura, quizás ahora reflexionando, sea por ello que no se fomenta la misma, por esa misma carencia de condición; alguién quién fuera más que un personaje de epoca, un ser comprometido, a dar ha conocer esa misma condición humana, encabezando a pesar del riesgo y el desgaste que implicaba. La Comisión de la Verdad, para desvelar ese lado funesto albergado y silenciado de nuestra reciente historia latinoamericana, que es más que un vergonzoso lúgar común, compartido con nosotros; deuda que se mantiene, por que todavia no podamos abordar algunos de sus novelas fundamentales, sobre todo ahora, para no caer en la embelequería, por la novedad del presente acontecimiento, no queda más que decir, que recurrir de nuevo a sus palabras, para; el epitafío. El nuestro, pues cada día son menos aquellos que nos permitan iluminarnos, un camino, desde sus obras. ...Y los muros de este infierno serán, así, cada día más herméticos.

Descanse en paz.

Comentarios