Ir al contenido principal

Liminar de la Visión Encomendera de la Conquista

Liminar.
Foto: Sotziljay
Siempre había tenido la duda acerca del famoso personaje de Tekum Umam.
Un poco de mi historia: recuerdo desde niño, cuando estudiaba en la Aldea Cruz de Santiago de Tecpán de Guatemala, que los maestros ladinos nos obligaban a celebrar ese “famoso” día del 20 de febrero. Desde la visión oficial nos metían en la cabeza que nuestro mejor guerrero fue vencido por Pedro de Alvarado y por lo tanto este personaje era el hombre valiente y bueno; así que se convertía automáticamente en nuestro nuevo héroe que conquisto Guatemala trayendo la buena cultura y progreso para los indios en un estado de retraso; por consiguiente, debíamos recordarlo honrando su memoria.
En ese entonces no comprendía nada más, únicamente lo que nos metían en la cabeza. Lo anterior provocó en mi un sentido de inferioridad ante el ladino, agudizado por las circunstancias que nos rodeaba, apenas podíamos hablar el español lo que hacía difícil nuestro aprendizaje en la escuela, recibiendo los castigos físicos y psicológicos de los maestros ladinos. Al respecto recuerdo que estando en tercero primaria, el profesor me pasa al frente del alumnado para resolver un problema de matemática, como no logré solucionarlo, hizo callar a todos y en absoluto silencio dijo en voz alta: “este mocoso, les juro que es tonto, jamás llegará ni a sexto de primaría, este seguirá siendo peón-mozo el resto de sus días”. Esta humillación pública hizo que durante uno 10 años posteriores, creciera con un sentido de inferioridad, tenía vergüenza hablar en público, tener amistades, hasta ir a la tienda o al mercado.
Pero volviendo al tema principal, mi padre que me contaba historias de los ancestros kaqchikeles me hablaba de otros reyes y príncipes, pero curiosamente casi nada de Tekum Umam, entonces tenía duda de quien decía la verdad. Finalmente creí a los profesores de la escuela, porque me dije: mi padre no sabe nada porque nunca estudió, lo aprendido en la escuela es la verdad, los profesores sí lo saben todo.
Con el correr del tiempo al ingresar a los estudios del nivel medio y en la universidad, llegué a una etapa de indiferencia sobre el tema, me daba igual quién era Tekum Umam, si existió o no, al fin y al cabo me decía, estamos en una era contemporánea, “lo pasado, pasado no me interesa” como dice la canción; era mucho más importante dar valor a los conocimientos modernos, imitar el progreso de las naciones “desarrolladas”. También así lo pensaban, mis compañeros/as mayas que estudiaban el nivel medio o carreras universitarias; creía, aunque lamentablemente muchos aún así lo piensan, que toda literatura-conocimiento europeo o gringa era sagrada, sus autores tienen la verdad absoluta.
En el nivel personal, es recientemente (unos 12 años) que a través de diversas reflexiones dialécticas vuelvo a revalorar la riqueza de nuestra cultura Maya. Por eso considero que estudios realizados por con-nacionales, en este caso Guillermo Paz Cárcamo en LA VISIÓN ENCOMENDERA DE LA “CONQUISTA” cobra altísima importancia, primero porque rescata nuestra verdadera historia, segundo porque nos ayuda a descolonizarnos de la élite académica occidental, donde todo lo que afirman es sagrado, en este caso se refuta acertadamente lo argumentado y afirmado por el holandés Akkeren, en su libro “la visión indígena de la conquista” y tercero porque coadyuva a la causa de la reivindicación de los pueblos mayas de Guatemala.
Así que en lo personal y como maya Kaqchikel, te agradezco por este trabajo y que tengas muchas fuerzas y vida para seguir aportando a la consecución de la verdadera historia de los pueblos mayas. Muchos ánimos.
Sinceramente.,
ELISEO LIX GÜITZ

Comentarios